filtraciones de agua de lluvia

Filtraciones De Agua De Lluvia – Causas y Consecuencias!

Cómo prevenir y reparar las filtraciones de agua de lluvia 

Regla número uno: Mantenimiento

A nadie le gusta vivir en una casa húmeda llena de manchas de moho en los techos y paredes, con ese olor tan característico y desagradable, por eso, prevenir y reparar a tiempo las filtraciones de agua de lluvia, son una cuestión de vida o muerte.

¿Cuál es entonces la regla fundamental para evitar el desgaste grave de la casa? Ciertamente mantenimiento, que se debe realizar periódicamente.

Otra pregunta que podría surgir en consecuencia es: ¿cuál es la primera causa de desgaste de un edificio?

Te imaginas la respuesta? Sí, tal cual, la filtración de agua de lluvia es ciertamente la principal causa de desgaste de una propiedad, especialmente si se descuida y se prolonga con el tiempo.

¿Cómo reconocer la presencia de una filtración de agua de lluvia y qué daño puede causar?

La función principal de la vivienda es proteger a las personas que viven allí de los fenómenos atmosféricos y de todo lo peligroso que pueda ocurrir fuera de ella.

Precisamente debido a su exposición directa a la lluvia, es muy importante recubrir las estructuras externas, como las terrazas y el techo, con materiales impermeabilizantes para evitar cualquier tipo de filtración de agua de lluvia.

El agua de lluvia puede infiltrarse en varias partes de la casa, pero sobre todo en terrazas, techos y fachadas externas.

Este evento, por supuesto, trae campanas de alarma para que los habitantes puedan notar rápidamente su presencia.

Los signos más comunes son la aparición de manchas de humedad en las paredes interiores o en los techos que, si se descuidan, pueden hincharse, hacer que el material caiga al suelo y permitir la aparición de moho, que también es muy perjudicial para la salud de los habitantes.

Filtraciones en balcones

En el caso de filtraciones en balcones, los signos de su presencia serían un poco diferentes, como la hinchazón del pavimento, la aparición de musgos y mohos y el desprendimiento de materiales de la parte inferior de la losa.

En cualquier caso, una infiltración, si continúa durante mucho tiempo, pone en peligro la estructura del área afectada, causando daños mucho más complicados y costosos para restaurar.

Cuando te encuentras frente a la aparición de filtraciones de agua de lluvia, debes correr para reparar y contactar a una empresa que sea competente en el campo y pueda restaurar el daño de la manera más rápida y óptima posible.

Generalmente una empresa seria y organizada posee las herramientas, personal y experiencia necesarias para arreglar las humedades por filtraciones de forma rápida y eficiente.

En caso de infiltración de agua de lluvia, un técnico calificado llevará a cabo una inspección para establecer las causas de la filtración y la mejor manera de remediarlas.

Tomemos un par de ejemplos para aclarar la situación.

La infiltración proviene de la fachada exterior de la casa 

El técnico evaluará la posible presencia de grietas o desgaste del yeso, posibles puntos de acceso al agua.

En este punto, además de restaurar cualquier grieta, podría aconsejar que instalen una capa externa para proteger aún más la casa de la infiltración y los cambios de temperatura.

La infiltración proviene de la terraza o el techo

reparando filtraciones de agua

Durante la inspección, el técnico intentará comprender de dónde proviene y, en la mayoría de los casos, se produce debido al desgaste de la membrana impermeabilizante o al mal tendido de la misma.

Dicho esto, reposicionará una nueva cubierta o restaurará cualquier otra causa, como, por ejemplo, un posible desplazamiento de las tejas o el desgaste del panel frontal del balcón.

 ¿Cuáles son los posibles daños causados ​​por la filtración del agua de lluvia?

Las humedades por filtración en cubiertas y el exceso de humedad en los techos y paredes de una estructura de vivienda tiene varias consecuencias.

Daños estéticos

Ya que las infiltraciones de agua causan manchas de humedad superficiales en los techos y paredes, a menudo acompañadas de eflorescencia de moho y salitre, con el consiguiente tizón y desmoronamiento del yeso y posible compromiso de la estructura de soporte.

La evaporación continua del exceso de humedad provoca la cristalización de sales en la superficie con un daño visible que aumenta con el tiempo.

Comodidad de vida reducida

Las paredes y el techo están húmedos debido al exceso de humedad de infiltración, lo que hace que la habitación sea poco práctica, además de reducir la eficiencia térmica de la envoltura del edificio, favoreciendo la aparición de moho, hongos y olores.

Riesgos para la salud

La humedad excesiva en los ambientes puede provocar la aparición de alergias, enfermedades respiratorias, irritaciones de la piel e incluso enfermedades más graves.

De hecho, la proliferación de mohos y hongos hace que las instalaciones sean poco saludables y dañinas para la salud.

Daño estructural

Al aumentar la humedad dentro de la estructura de la casa, las sales disueltas se acumulan, creando cristales cada vez más grandes que generan presiones que comprometen la resistencia mecánica de la estructura, generando asentamientos estructurales, con la consiguiente formación de grietas y fisuras en los techos y paredes.

Aumento de costos

Debido al aumento de la humedad interna, habrá mayores costos de calefacción y electricidad, además de los costos constantes de mantenimiento y rehabilitación de las partes dañadas.

La presencia de agua en las paredes también compromete su función aislante, ya que determina una dispersión de calor muy alta y, en consecuencia, altos costos de calefacción.

Incluso el uso de deshumidificadores y estufas eléctricas no resuelve el problema y tiene un mayor impacto en el costo de la electricidad.

Las intervenciones casi anuales, el recargue superficial de yeso y el repintado de paredes, se traducen en gastos continuos e innecesarios, lo que resulta en una pérdida significativa de valor del edificio.

Conclusión final

Las filtraciones de agua de lluvia pueden causar daños considerables a la estructura de una vivienda y consecuencias muy perjudiciales para la salud de sus habitantes.

La mejor manera de prevenirla es realizar los mantenimientos necesarios para evitar deterioro en las recubrimientos impermeabilizantes exteriores y así evitar que el agua se filtre en la estructura.

Si la filtración ya se produjo, repárala cuanto antes y profesionalmente para evitar que el agua de lluvia se siga filtrando y cause manchas de humedad, hongos y moho en tus techos y paredes.

Deja un comentario